c
aboutnewssportscarchivekchpcontact
cquiénes somosnoticiasanunciosarchivocontactoc

Latinos apoyan la protesta en el ayuntamiento de Un Día Sin Inmigrantes


Los trabajadores inmigrantes y familias gritaron desde los escalones del Ayuntamiento de Kansas City, Missouri, “Somos Estados Unidos” y “Sí Podemos”, al enviar un mensaje al Presidente Donald Trump, de que Estados Unidos necesita inmigrantes y a los negocios de inmigrantes. En una protesta a nivel nacional, los propietarios de negocios latinos fueron alentados a cerrar sus puertas el jueves pasado y los inmigrantes fueron alentados a no presentarse al trabajo, no enviar a sus hijos a la escuela y no gastar dinero para mostrar al presidente Donald Trump el impacto que los inmigrantes tienen en la economía nacional.

Cerca de 500 personas, en su mayoría hispanos del área metropolitana, llevaron pancartas con mensajes de “Solidaridad”, “Estamos persiguiendo el sueño americano” y “Somos todos los Estados Unidos” en una demostración de unidad con otras ciudades mientras llevaron a cabo “Un día sin Inmigrantes”.

María Mondendro decidió asistir a la manifestación en vez de ir a trabajar. Estuvo dispuesta a perder un día de salario, para poder enviar un mensaje al presidente Donald Trump, de que estaba tomando decisiones equivocadas.

“Somos seres humanos y tenemos derechos. El presidente está haciendo muchas cosas malas ahora mismo. Soy una ciudadana estadounidense y es importante para mí estar aquí y dar mi apoyo. Los inmigrantes están aquí trabajando duro y haciendo lo mejor para sus familias. No es correcto enviarlos de vuelta, no es humano. Está bien deportar a las personas que no están haciendo las cosas correctas”, dijo.

El Presidente Trump, prometió durante su contienda para el cargo y, en su discurso de inauguración, que aumentaría la deportación de inmigrantes que viven en el país ilegalmente y, ha jurado, que construirá un muro fronterizo a lo largo de la frontera mexicana.

A medida que ha implementado sus órdenes ejecutivas para prohibir temporalmente la entrada a Estados Unidos a los refugiados de siete países, mayoritariamente musulmanes, otros inmigrantes ahora están viviendo con el temor de que sea fiel a su palabra y las familias puedan enfrentar la deportación y tengan que dejar a sus hijos.

Guadalupe Marcela Bañuelos, empresaria del Westside, optó por cerrar su negocio el pasado jueves para mostrar su apoyo a los inmigrantes que se reunieron en la protesta.

“Cerré hoy porque mi marido estuvo separado de nosotros por dos años. Le tomó más de dos años conseguir sus documentos. Sé lo que es tener a su familia separada, niños separados de sus padres. Mis hijos estuvieron separados de su padre por más de dos años. Sé lo que es vivir con miedo”, dijo Bañuelos.

A pesar de que ella tendrá un día de pérdida de ingresos, siente que es importante defender sus derechos.

“Voy a perder ingresos, pero ésta es mi manera de apoyar a nuestra comunidad. Nací aquí, pero mis padres y mi abuela vinieron de México. Todos somos inmigrantes y estoy apoyando no sólo el presente sino el pasado”, dijo.

María Esther Rogers nació en México y es dueña de una tienda de comida en el Westside de Kansas City. Al enterarse de la protesta, sabía que tenía que cerrar su negocio durante el día.

“Tengo que apoyar a los latinos, para que pueda haber justicia para ellos. Cerré mi tienda para apoyar a los niños inmigrantes y a sus padres. Es culpa del gobierno de México, con el debido respeto, no tendríamos una razón para estar aquí en los Estados Unidos si no fuera por un gobierno corrupto en México. Hay tantos niños que andan descalzos y no tienen suficiente comida para comer, mi corazón está con ellos”, dijo.

Kansas City Hispanic News condujo a través de la comunidad del noreste, donde el 90% de las empresas -restaurantes, panaderías y minoristas propiedad de latinos estuvieron cerradas por la protesta, “Un día sin inmigrantes”.

Cuando Carlos Gómez, Presidente y Director Ejecutivo de la Cámara de Comercio Hispana se enteró de la protesta en Kansas City, le dijo a Hispanic News que desde el punto de vista de la Cámara, necesitaban que las empresas estuvieran abiertas.

“Respetamos el derecho de las personas a tener una postura y si deciden cerrar, apoyaremos eso. Respetamos y apoyamos a cualquiera de nuestros hermanos, hermanas, familiares y amigos que van a cerrar”, dijo Gómez.

Sabe que la comunidad latina tiene el derecho de ponerse de pie y hablar, pero siente que la comunidad de inmigrantes podría hacer una declaración más fuerte si designan un día sin gastar.

“Los hispanos gastan 1,5 billones de dólares al año en los Estados Unidos, que es la 12va economía más grande del mundo. Si simplemente no gastaran dinero en un día, enviarían un mensaje más grande”, dijo Gómez.

Agustín Juárez, propietario del restaurante Los Alamos, en el Westside, mantuvo sus puertas abiertas. Cerrar las puertas de su restaurante no era una opción para él, ya que tiene empleados y sus familias dependen de sus cheques de pago para poder cuidar de ellas.

“Podemos estar aquí y estar abiertos, podemos protestar de diferentes maneras. No puedo cerrar las puertas, hay mucha gente que depende de mí. Los respaldaré de otra manera, pero no creo que cerrar las puertas de nuestro negocio pueda hacer ninguna diferencia”, dijo.

Jack Rees, un cliente del restaurante Los Almos, no había oído hablar de la protesta de “Un día sin inmigrantes”, pero consideró importante que los inmigrantes se expresaran.

“Lo que está sucediendo en nuestro país en este momento es lo peor posible. Todos somos inmigrantes, excepto los indios nativos que estaban aquí cuando llegamos. Apoyo absolutamente cualquier protesta contra la retórica racista fronteriza que está saliendo de Washington”, dijo Rees.

Como propietario de una pequeña empresa, él entiende las dificultades que los negocios latinos enfrentan este día tratando de decidir si permanecer abiertos o cerrados.

“Yo apoyo a las personas que decidieron no protestar, y apoyo a los que protestaron. Es una dificultad económica el cerrar, es un día de ingresos y es una cosa real, no es una broma, así que, creo que todo el mundo llega a elegir lo que quiera hacer. Espero que no haya repercusiones para la comunidad hispana que optó por no cerrar”, dijo.

A la protesta asistieron Sol López, de 13 años y su hermano Oscar, de 14 años, quienes no han visto a su padre en varios años, tenían pancartas que decían ‘perdimos a uno de nuestros padres y no queremos perder a otro’ con la esperanza de que la protesta llamará la atención sobre las órdenes injustas de inmigración y que puedan reunirse con su padre.

Su padre ha sido deportado dos veces de los Estados Unidos en 2012 y 2013, él fue enviado de regreso a México. Ellos están creciendo sin su padre en sus vidas.

“Estamos aquí para defender los derechos de los latinos. Estamos aquí legalmente, pero estamos de pie por aquellos que no tienen documentos y tienen miedo de salir a luchar por sus derechos”, dijo Oscar López.

Añadiendo a su comentario, su hermana de 13 años, Sol López dijo: “Esperamos que las leyes cambien no sólo para nosotros, sino para todos en la comunidad”.

Shawn Delgado, organizador de la Unión Internacional de Pintores, Terminadores de Yeso y Concejo de Barnizadores # 3 en Kansas City, entregó pancartas de “Solidaridad” a los asistentes a la protesta. Él es originario de Colombia y es ciudadano de los Estados Unidos y le dijo a Hispanic News que cuando vino aquí, “era más fácil ser ciudadano de lo que es ahora. Había un proceso en ese momento con el que yo logré eso”.

De pie, con los cientos de personas en la protesta, espera que envíe un mensaje de que todos tienen derechos.

“Es una muestra de apoyo para los inmigrantes de todo el mundo, porque nuestro sindicato trabaja y apoya a los inmigrantes de todas partes, especialmente de la comunidad latina. He estado haciendo este trabajo por un poco más de un año y tenemos alrededor de 150 latinos trabajando en nuestro sindicato, teniendo buenas prestaciones para ellos y sus familias y esa es la razón por la que estoy aquí, es para mostrar solidaridad para nuestros inmigrantes”, dijo Delgado.