c
aboutnewssportscarchivekchpcontact
cquiénes somosnoticiasanunciosarchivocontactoc

2017 un año lleno de miedo, pérdida, cambio e incertidumbre


El 2017 ha sido un año de incertidumbre y miedo. Fue un año de protestas: los partidarios de Hillary Clinton y los partidarios de Donald Trump se enfrentaron en los mítines, las mujeres se reunieron en todo el país para unificar a los manifestantes en torno a cuestiones de derechos reproductivos, inmigración y derechos civiles. La comunidad latina celebró marchas de Un día Sin Inmigrantes, para mostrarle al país la importancia de la inmigración y para protestar contra los planes del presidente Donald Trump de construir un muro fronterizo y potencialmente deportar a millones de inmigrantes ilegales.

Durante el año pasado, el país se dividió políticamente. Los inmigrantes han vivido con el temor de ser deportados. Corrieron rumores, en la comunidad metropolitana de Kansas City, de que ICE (Servicio de Inmigración y Aduanas) estaría esperando a personas afuera de las misas dominicales en los templos o entrarían a las escuelas para sacar a los niños traídos ilegalmente a Estados Unidos por sus familias.

Los líderes del gobierno local, los líderes religiosos y muchas otras organizaciones se mantuvieron unidas después de que el presidente Trump asumió el cargo y habló sobre el santuario para las familias.

Los beneficiados de DACA (Acción Diferida para el Arribo de Infantes) temían que la administración de Trump comenzaría a deportarlos a países que no conocían. La administración anunció que pondría fin al programa DACA y le dio al Congreso seis meses para promulgar una alternativa.

El Fiscal General Jeff Sessions, anunció que la administración de Trump dejará de considerar nuevas solicitudes de estatus legal, pero permitirá a los beneficiarios de DACA con permiso valido antes del 5 de marzo de 2018, la oportunidad de solicitar una renovación de dos años si presentaban antes del 5 de octubre de 2017. Trump, en un comunicado emitido después de las declaraciones de Sessions, dijo que estaba “en el mejor interés de nuestro país comenzar una transición ordenada y la desaceleración de DACA, una que proporcione una perturbación mínima”.

Fue un año de pérdidas para la comunidad del Westside, cuando el educador y activista comunitario Gilbert Guerrero falleció a principios de febrero del año pasado. Antes de su muerte, Guerrero estaba indignado por las desiciones de Trump contra los estudiantes de DACA.

“Él tomó la historia de cada estudiante de DACA, sus conflictos personales”, recordó Cris Medina en un artículo de Hispanic News sobre Guerrero.

Guerrero pudo tener una postura contra la injusticia hacia la comunidad latina. Se unió a otros cuando marcharon en el centro de Kansas City, Missouri contra las declaraciones de Trump sobre inmigración y los estudiantes de DACA.

La última publicación de Gilbert Guerrero, en Facebook, ese día lo dijo todo. “Orgulloso de ser un residente de Kansas City en este momento. Más de mil personas marcharon por Grand Avenue protestando contra el dictador Trump, han levantado mi espíritu para resistir”.

Un fuerte pilar de la comunidad latina, Guerrero tenía 56 años cuando había sido hospitalizado después de un derrame cerebral que sufrió a mediados de enero. Su muerte fue seguida por un torrente de lágrimas, recuerdos y testimonios que hablaban elocuentemente y directamente a su influencia como mentor, educador, explorador cultural, buscador de justicia y hombre de familia.

“Todo el ser de Gilbert fue para retribuir a la comunidad. Ninguno de nosotros, en Alta Vista, estaría aquí hoy si no fuera por Gil, y no sería la persona que soy hoy si no fuera por su apoyo, orientación y tutoría durante todos estos años”, dijo Eddie Méndez, Director de la Preparatoria Alta Vista.

“Kansas City perdió a un hombre especial, Gilbert Guerrero. Hicimos nuestras maestrías juntos, en KSU. Siempre desafió el status quo y buscó mejorar la educación de los niños. La última vez que hablé con él fue hace un mes, sobre una idea de subvenciones para el Westside. Él quería cambiar los resultados de salud para las familias. Te extrañaremos Gilbert”, dijo Andrés M. Domínguez.

Hispanic News abordó el difícil tema del suicidio el año pasado, un tema que afecta a nuestras comunidades, pero las familias tienen miedo de hablar o, a veces, buscar ayuda.

Cuando una enfermedad mental o un suicidio golpea a una familia, empuja a los miembros de la familia a hablar sobre un tema delicado que nunca abordarían de manera pública, y mucho menos abordarlo uno a uno con sus hijos. Después de un suicidio, las familias no pueden sacudirse los sentimientos de vergüenza y culpa. Se preguntan una y otra vez por qué mi ser amado me haría esto, por qué no hablo conmigo.

Contamos la historia de Uziel Melgoza Pecina, Jr., de 18 años, quien se suicidó. Compartimos la historia de Thomas Pacheco que intentó suicidarse y con la intervención de un amigo, él vivió.

“Hay muchas personas con pensamientos de terminar con sus vidas”, dijo Pacheco, “fui acosado siendo niño en la escuela primaria. Es una enfermedad que físicamente no se puede ver y la trato todos los días”, dijo Pacheco.

De buen agrado, compartió su historia para que la gente supiera que no tienes que terminar con tu vida ... tienes familiares y amigos que te quieren y les importas.

Teresa Juárez quería salvar la vida de su hijo y buscó ayuda pero no encontró ninguna. Con su pena en carne viva, llora y tiembla al recordar el día en que su hijo, Mark Anthony Juárez, se suicidó.

Ella misma, sobreviviente de depresión, comprendió la batalla que tenía delante. Le dijo que le buscaría ayuda y que lo apoyaría durante sus sesiones de terapia.

En su opinión, el sistema de libertad condicional le falló a ella y a su hijo mientras ella rogaba y les suplicaba que lo ayudaran. Según Juárez, el oficial de libertad condicional asignado a su hijo renunció y luego le pareció que pasaba de un oficial a otro.

“Simplemente lo traían de un lado a otro. Tengo tarjetas de personas con las que me puse en contacto para obtener ayuda. Dejé un mensaje en Topeka; les llevó mucho tiempo devolverme la llamada. Llamé y les dije que estaba violando su libertad condicional. Les dije que había tratado de suicidarse en 2015 y que necesitaba estar en una instalación. Nunca dieron seguimiento al caso y todo lo que quería hacer era salvarle la vida a mi hijo”, dice gritando.

Si tiene pensamientos de suicidio, llame al número de la Línea Directa del Suicidio de Kansas (913) 831-1773, y, el número de teléfono de la Línea Directa del Suicidio de Missouri es (888) 279-8188.

El Departamento de Policía de Kansas City, Missouri vio un cambio de guardia cuando el jefe de policía de Kansas City, Missouri, Darryl Forte se retiró y los líderes de la ciudad comenzaron a buscar a otro jefe.

En marzo, el jefe de policía Forte anunció que se retiraba. El 15 de agosto, Richard C. Smith fue juramentado como el 45º Jefe de la Policía del Departamento de Policía de Kansas City Missouri. Se unió al departamento como oficial en 1988 y ascendió en rangos.

“Una de mis principales metas al asumir el puesto de Jefe de Policía fue que nuestro departamento se volviera más eficiente y efectivo mediante alianzas. No puedo pensar en un mejor ejemplo de eso que nuestro nuevo programa WatchKC. Desde que lo lanzamos, los propietarios de más de 400 cámaras de vigilancia se han comprometido a hacer que Kansas City sea más segura registrando esas cámaras con WatchKC”.

Al investigar un crimen, los detectives buscan ver si hay cámaras de seguridad en el área y, si es posible, que hayan capturado lo que sucedió. WatchKC es un programa voluntario que ahorra a los investigadores un tiempo valioso y permite a la policía resolver los casos más rápidamente. Otras ciudades han implementado programas similares y han tenido un gran éxito.

Smith mencionó, que otro objetivo es aumentar la visibilidad del Oficial de Interacción Comunitaria del Departamento de Policía, un enlace entre el KCPD y el vecindario al que sirve.

“Quiero ser más receptivo a las necesidades de la comunidad”, explicó, “al crecer, nos enseñaron a cuidar de nuestros vecinos, de nuestra comunidad. Kansas City tiene mucha gente buena y brillante. Si todos nos unimos respecto a cómo trabajamos en el crimen en la ciudad, obtendremos buenos resultados”.

El cierre de Sylvia’s Deli, ubicado en la esquina de la calle 18 y Washington, en el barrio Westside de Kansas City fue una sorpresa para muchos clientes. Sylvia y Louie Raya anunciaron que la deli estaba celebrando 14 años en el negocio, pero que también cerrarían el negocio a fines de 2017.

La noticia se encontró con emociones encontradas, no solo por parte de Sylvia Raya, sino también por los clientes.

“Ya es hora”, dice, reconociendo que a lo largo de los años, ella y su esposo, el copropietario Louie Raya, han crecido hasta abarcar a muchos de sus clientes como amigos.

Linda Reyes, no era solo una clienta de delicatessen habitual, ha sido amiga de Sylvia desde que las dos mujeres estaban en séptimo grado. Dijo que echará de menos la cara sonriente de Sylvia cuando traiga a sus nietos a la tienda de delicatessen para una comida y que extrañará, específicamente, al menos una de las cosas en el menú.

“Oh, amo sus enchiladas. Son de las mejores”, exclamó Reyes.

Para terminar nuestra mirada hacia atrás al 2017, tuvimos un evento histórico y divertido: el eclipse solar que cruzó los cielos de Missouri y Kansas. Turistas de todo Estados Unidos, así como de Australia, Asia y Europa llegaron al Medio Oeste, donde St. Joseph, Missouri estaba en medio del camino de la totalidad del eclipse, los espectadores disfrutaron de 2 minutos y 38 segundos de total oscuridad.

Habían pasado 99 años desde que un eclipse solar total había cruzado las fronteras de los Estados Unidos. La gente no tendrá que esperar tanto para el próximo eclipse, sucederá el 8 de abril de 2024.