La FDA intensifica los efectos para proteger a los consumidores de los alérgenos alimentarios



Encontrar los problemas antes de que puedan dañar







El gluten es una sustancia que puede representar un riesgo para las personas celíacas.



TRADUCE GEMMA TORNERO​

Millones de estadounidenses tienen alergias alimentarias y pueden experimentar reacciones adversas a los productos que contienen alérgenos alimentarios. Se han identificado ocho alimentos como los principales alérgenos alimentarios, y la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos tiene conocimiento de otros alérgenos alimentarios, como el sésamo (ajonjolí). La mayoría de las reacciones alérgicas causan síntomas leves, pero algunas son graves e incluso pueden poner en peligro la vida. La FDA utiliza sus autoridades para ayudar a proteger a las personas con alergias alimentarias y está implementando iniciativas para aprovechar el importante trabajo de la agencia. Nuestros objetivos son brindar a los consumidores la información que necesitan para tomar decisiones informadas, hacer cumplir las regulaciones que requieren que la industria etiquete adecuadamente los alérgenos alimentarios, y minimizar o prevenir significativamente la presencia de alérgenos alimentarios importantes no declarados en los alimentos.

Énfasis en la prevención y la protección

La Ley de Protección del Consumidor y Etiquetado de Alérgenos Alimentarios ha estado en vigor durante muchos años y ha mejorado enormemente la capacidad de la FDA para informar a los consumidores sobre la presencia de los principales alérgenos alimentarios en los alimentos. Según esta ley, los alimentos envasados, ​​deben identificar la fuente de todos los alérgenos principales utilizados para elaborar los alimentos. La ley identificó los siguientes ocho alérgenos como principales: leche, huevos, pescado, mariscos, nueces de árbol, maní, trigo y soya. La fuente del alimento del alérgeno debe declararse en la etiqueta del alimento de una de estas dos formas: entre paréntesis después del nombre del ingrediente, como harina (trigo), o inmediatamente al lado de la lista de ingredientes en una declaración que diga “Contiene trigo, leche y soya”. Este requisito se cumple si el nombre común o habitual de un ingrediente ya identifica el nombre de la fuente de alimento de ese alérgeno (por ejemplo, suero de leche).

Sabemos que los ocho alérgenos alimentarios principales, no son los únicos alérgenos alimentarios o sustancias alergénicas que pueden causar problemas en personas sensibles, y es por eso que la FDA monitorea el suministro de alimentos, para determinar si otras sustancias representan un riesgo significativo para la salud pública. En noviembre de 2020, publicamos un borrador de guía para la industria, para alentar a los fabricantes a declarar voluntariamente el sésamo en la lista de ingredientes cuando se usa como saborizante o especia, o cuando el nombre común o habitual, como tahini, no especifica el sésamo. Sabemos que las alergias al sésamo en la población de Estados Unidos parecen haber aumentado y se ha informado de reacciones graves. Este borrador de orientación es un primer paso inicial mientras exploramos otras acciones potenciales para proteger a los consumidores que pueden tener alergias al sésamo u otros alérgenos alimentarios más allá de los ocho principales.

El gluten es una sustancia que puede representar un riesgo para las personas celíacas. El gluten se encuentra en ciertos granos como el trigo, la cebada y el centeno y cuando se consume puede desencadenar una respuesta inmunitaria que ataca y daña el revestimiento del intestino delgado. En 2013, dimos el paso muy necesario para proteger a las personas con enfermedad celíaca al emitir una regla final que define “sin gluten” para el etiquetado de alimentos, lo que ayuda a los consumidores a estar seguros de que los alimentos etiquetados como “sin gluten” cumplen con un estándar definido para el contenido de gluten. Después de esto, en 2020, dimos otro paso importante adelante con una regla final, relacionada en establecer requisitos de cumplimiento para el etiquetado libre de gluten para alimentos fermentados e hidrolizados, como encurtidos, salsa de soya y queso, para que los consumidores puedan estar seguros de que los fabricantes que declaran sus productos como libres de gluten saben cómo la FDA también hará cumplir los estándares definidos para estos alimentos.

Además de estos requisitos con respecto al etiquetado de alimentos, como parte de la Ley de Modernización de la Seguridad Alimentaria, la FDA ha establecido requisitos para que ciertas instalaciones implementen controles preventivos en sus operaciones de fabricación, para minimizar o prevenir significativamente el peligro de alérgenos alimentarios importantes no declarados. Esto pone énfasis en prevenir la contaminación por alérgenos, proteger a los consumidores y reducir la necesidad de retirar alimentos.

Compromiso con el cumplimiento y la aplicación

Los alérgenos alimentarios no declarados, han sido la principal causa de retiros de alimentos de Clase I durante al menos los últimos tres años. Aproximadamente un tercio de los alimentos reportados a la FDA, a través del Registro de Alimentos Reportables como riesgos graves para la salud, involucran alérgenos alimentarios no declarados. Desde marzo de 2020, la FDA ha enviado cartas de advertencia a ocho instalaciones alimentarias registradas, que han fabricado y distribuido alimentos con alérgenos alimentarios importantes no declarados que resultaron en retiradas de productos de Clase I. Esas instalaciones de alimentos registrados, están obligadas por ley a implementar controles preventivos de seguridad alimentaria que minimicen o eviten significativamente el peligro de alérgenos alimentarios importantes no declarados antes de que se distribuyan los alimentos.

Además, recientemente, la agencia envió una carta de advertencia a Whole Foods Market para una serie de retiradas importantes relacionadas con alérgenos alimentarios. Durante el último año, Whole Foods Market ha retirado del mercado más de 30 productos alimenticios, porque la presencia de los principales alérgenos alimentarios no estaba indicada en las etiquetas del producto terminado. Estos productos incluían una variedad de alimentos vendidos bajo la marca Whole Foods, principalmente en las secciones de delicatessen y panadería de la tienda. En ésta carta de advertencia, es la primera vez que la FDA advierte a un minorista por participar en un patrón de etiquetado incorrecto de los alimentos. La industria alimentaria debe y puede hacer un mejor trabajo para evitar exponer a los consumidores de alimentos a envasados ​​incorrectamente etiquetados, que pueden causar daños graves y sean potencialmente mortales.

Encontrar los problemas antes de que puedan dañar potencialmente a los consumidores, es un elemento crítico del programa de control de alérgenos de la FDA. La FDA inspecciona a los fabricantes de alimentos para determinar si las instalaciones de alimentos cuentan con controles adecuados, para minimizar o prevenir significativamente el peligro de los principales alérgenos alimentarios no declarados. La FDA también monitorea la información recibida a través del Registro de Alimentos Reportables, para orientar los programas de inspección hacia donde ocurren los problemas. Además, llevamos a cabo asignaciones de muestreo periódicas, para recopilar información y ver si hay problemas en alimentos específicos. También monitoreamos y evaluamos las quejas de los consumidores, para determinar si se necesitan acciones para mejorar la seguridad del producto, comunicar información a los consumidores o, en algunos casos, eliminar un producto del mercado. Por ejemplo, la FDA publicó recientemente los resultados de una muestra de barras de chocolate amargo y chispas de chocolate amargo de fabricación nacional etiquetadas como “sin lácteos” o con afirmaciones similares. El muestreo se realizó para comprender mejor hasta qué punto estos productos contienen niveles de leche que podrían causar graves consecuencias para la salud de los consumidores con alergia a la leche.

Exploración e implementación de ciencia, investigación y métodos emergentes

La ciencia de las alergias alimentarias está evolucionando rápidamente y siempre estamos atentos a las últimas investigaciones que puedan ayudarnos a abordar los problemas emergentes y ayudar a proteger a los consumidores. Iniciamos la investigación cuando es apropiado y evaluamos la investigación de todas las fuentes para informar nuestras decisiones políticas.

Los métodos analíticos para detectar alérgenos en los alimentos es otra área en la que se necesitan avances científicos. La FDA está haciendo su parte para promover métodos analíticos, para su uso en el laboratorio y que puedan detectar rápidamente múltiples alérgenos.

La FDA se compromete a explorar qué medidas adicionales se pueden tomar para proteger mejor a los consumidores con alergias alimentarias. Nos comprometemos a mantenerlo informado a medida que avancemos.