Pregunta sobre impuestos a las ganancias
en la boleta electoral del 6 de abril







“Esto ha existido durante generaciones”, dice Lucas sobre el impuesto electrónico. “Esto es algo fundamental para la ciudad. Son $ 300 millones que se destinan a inversiones en el vecindario, salud pública, seguridad pública. Si no tenemos esto, cambia lo que podemos brindar en cuanto a servicios básicos para la ciudad”.



Viejo impuesto sobre la renta del 1% financia servicios vitales de la ciudad



TRADUCE GEMMA TORNERO​

Los ciudadanos de Kansas City, acudirán a las urnas el 6 de abril para votar sobre la renovación de un impuesto de larga data, mismo que ayuda a financiar servicios vitales de la ciudad, como reparación de calles, remoción de nieve y socorristas.

El impuesto sobre las ganancias, o “e-tax”, es un impuesto del 1% sobre los ingresos obtenidos por los residentes de Kansas City y sobre aquellos que trabajan en Kansas City pero no viven allí. Aprobado por primera vez en 1963, se renueva cada cinco años y los residentes de la ciudad han votado para extenderla desde entonces.

La buena noticia para los ciudadanos de Kansas City es, que al votar “sí” para renovar el impuesto, sus impuestos no aumentarán, según la información proporcionada por Together KC, una de las organizaciones que aboga por la renovación del impuesto. Al tratarse de un impuesto sobre la renta, los contribuyentes que estén jubilados o los que no estén trabajando no pagarán el e-tax. Los ingresos por desempleo y Seguro Social no están sujetos al impuesto. El impuesto electrónico en sí es la mayor fuente de ingresos para el fondo general de la ciudad, con más del 48 %.

Uno de los mayores proponentes del impuesto es el propio alcalde Quinton Lucas, quien dice que la renovación del impuesto es fundamental para financiar ciertos servicios de la ciudad.

“Es vital asegurarnos de que podamos continuar brindando servicios básicos”, dijo Lucas a Hispanic News. “Y durante COVID, tuvimos que gastar una gran cantidad de dólares del fondo general, para asegurarnos de que nos ocupamos de las vacunas. Es clave que esto se apruebe para nuestra comunidad, nuestro futuro y todas nuestras poblaciones”.

Lucas dice que los residentes no deberían ver el impuesto como una cuestión política en cambio, es un problema que simplemente tiene sentido para el funcionamiento continuo de la ciudad.

“Esto ha existido durante generaciones”, dice Lucas sobre el impuesto electrónico. “Esto es algo fundamental para la ciudad. Son $ 300 millones que se destinan a inversiones en el vecindario, salud pública, seguridad pública. Si no tenemos esto, cambia lo que podemos brindar en cuanto a servicios básicos para la ciudad”.

Lucas dice, que alienta a los votantes a dejar de lado cualquier recelo que puedan tener sobre su administración, y a hacer oír su voz en las urnas durante las próximas elecciones. Sin embargo, el impuesto electrónico es fundamental para las operaciones de la ciudad que los votantes necesitan y usan todos los días.

“Si está enojado con lo que estamos haciendo en la ciudad, ya no vote por Quinton Lucas”, dice el alcalde. “Pero, por favor, vote (por el impuesto electrónico)”.

Sin embargo, hay muchos factores a considerar cuando se va a las urnas y se vota sobre la cuestión de los impuestos electrónicos, dice David Stokes, director de política municipal del Show-Me Institute, un grupo de vigilancia de políticas públicas en Missouri. El instituto, que ha realizado al menos tres estudios sobre el tema, está bastante familiarizado con los efectos de un impuesto electrónico en otras grandes ciudades metropolitanas, según Stokes.

“Daña los ingresos, daña el empleo, daña el crecimiento de la población. …. Nuestro punto es que el impuesto a las ganancias es malo para la región”, dice Stokes, quien también ha estudiado los efectos del impuesto en St. Louis. “Impulsa cierta medida de inversión y capital a los suburbios de Kansas City. Puede que los efectos no sean enormes, pero se suman”.

Stokes dice que, según su investigación, a muchas grandes ciudades les va bien sin la presencia de un impuesto electrónico.

“La mayoría de las grandes ciudades no tienen impuestos sobre las ganancias en absoluto. Solo hay alrededor de 25 ciudades grandes de las 100 ciudades más grandes del país que no lo tienen. Pueden financiar servicios locales sin impuestos sobre la renta locales. Lo hacen mediante impuestos más altos sobre la propiedad y las ventas”, explica.

Stokes, dice que cree, que es mejor que el gobierno local y los residentes trabajen juntos para encontrar una mejor solución al problema de la financiación de servicios vitales de la ciudad. Depender del impuesto electrónico, agrega, dañará a la ciudad a largo plazo y hará que los dólares se dirijan a los suburbios de Kansas City. Y el aumento en el trabajo remoto debido a la pandemia de COVID significará que menos trabajadores ingresarán a la ciudad, una situación plagada de riesgos también.

“Nos hemos vuelto demasiado dependientes (del impuesto electrónico)”, dice Stokes. “Eso es peligroso a largo plazo, creo”.

Para obtener más información sobre el impuesto electrónico, visite www.kcmo.gov y www.showmeinstitute.org.