Gala marcará el evento de coronación del centenario de los Centros de Guadalupe





“Hay una necesidad aquí ... Estamos cumpliendo un propósito”





El presidente y director ejecutivo de GCI, Cris Medina, acredita a la comunidad y a los financiadores por su éxito. Cuando las personas entren al centro, verán un mural que honra el pasado y el presente de aquellos que ayudaron a alcanzar este hito de 100 años.



TRADUCE GEMMA TORNERO


Los Centros Guadalupe (GCI, por sus siglas en inglés) cumplen 100 años este año, y sus líderes están preparando una gran fiesta para celebrar la ocasión.

Celebradas durante el Mes de la Herencia Hispana, la Gala de los Premios Blanco y Negro y la Celebración del Centenario de los centros se llevarán a cabo a las 5 p.m., el Sábado, 21 de septiembre, en el Centro de Convenciones de Kansas City, en el Grand Ballroom. El evento de gala incluirá cócteles, cena, una subasta silenciosa y entretenimiento en vivo.

Hay muchas razones para celebrar por esta organización que ha estado ayudando a los inmigrantes a adaptarse a una nueva cultura, a encontrar trabajo y aprovechar recursos como su propio sistema escolar, tanto los de México como los mexicoamericanos que vienen a vivir a Kansas City de otras áreas en los Estados Unidos.

“Este ha sido un año tremendo para nosotros”, dice Cris Medina, el director ejecutivo por muchos años del centro, quien ha trabajado en el centro durante más de 40 años. “Ayudamos a los inmigrantes y a otros y ese, es un mensaje que queremos que la gente se lleve. Estamos muy orgullosos de eso. Es el corazón de la organización”.

La población mexicana en los Estados Unidos aumentó en los años inmediatamente anteriores y durante la Primera Guerra Mundial, cuando la industria ferroviaria necesitaba desesperadamente trabajadores después de perder gran parte de su fuerza laboral en el esfuerzo de guerra. Con leyes de inmigración estrictas para los inmigrantes europeos y relativamente flexibles para los del sur de la frontera, los mexicanos llegaron a estados de todo el país para trabajar a bajo costo, trabajar duro y hacer los trabajos que muchos no deseaban hacer.

En 1919, un año después de que terminó la guerra, se fundaron los Centros Guadalupe para ayudar a estos nuevos inmigrantes a navegar la vida en una tierra nueva.

La organización estaba allí para las personas a las que servía cuando el mercado de valores se derrumbó en 1929 y comenzó la Gran Depresión, junto con la discriminación y el odio contra los inmigrantes. Fue allí, durante la Segunda Guerra Mundial e inmediatamente después, cuando los latinos se dirigieron al Westside para comenzar a construir casas y familias. Y fue allí, en 1978, cuando Medina cruzó las puertas y fue contratado por el entonces director ejecutivo, Tony Salazar, como director juvenil.

“El centro para mí significó mucho en mi desarrollo como individuo”, recuerda Medina. “Por eso, estoy muy agradecido”.

Salazar no tardó mucho en darse cuenta de que Medina se destacaba como un líder fuerte. El año después de ser contratado, Medina tomó el lugar de Salazar como director ejecutivo, llevando a los centros a un territorio nuevo y valiente, ya que experimentó un renacimiento, un crecimiento en los servicios y la cantidad de personas que los necesitaban.

“(Al principio), teníamos un personal de 20 empleados a tiempo completo y 10 a tiempo parcial”, explica Medina. “Hoy tenemos tres organizaciones sin fines de lucro, 330 empleados, y nuestro presupuesto combinado supera los $ 33 millones. Servimos a más de 16,000 personas en un año”.

Eso incluye la apertura de las propias escuelas de los centros, para luchar contra la disminución del número de graduados entre los jóvenes latinos en el área. Otros logros durante el mandato de Medina incluyen la reciente presentación del antiguo muro mural, que honra a los miembros fundadores de los centros y otras figuras importantes a lo largo de la historia de la organización, y el lanzamiento de un fondo de becas para ayudar a los estudiantes latinos a asistir a la universidad y plantar sus raíces como futuros líderes en la floreciente comunidad latina de Kansas City.

“Ahora, tenemos compañías con latinos en puestos de liderazgo. Estoy asombrado con las personas más jóvenes, que trabajan en los sectores público y privado. Todavía tenemos que hacer eso aún más a menudo “, dice Medina. “Y el fondo de becas ha ayudado a desarrollar liderazgo y promover a los jóvenes en sus diferentes carreras”.

El propio Salazar, impresionado pero no sorprendido por el liderazgo que Medina ha aportado a la organización, no se está quedando al margen durante el aniversario de los centros. Actualmente se desempeña como presidente de campañas de capital para el centenario de los centros. Salazar dice que sus propios abuelos habrían estado entre los que habrían necesitado y aprovechado los programas de los centros en 1919.

“La organización se estableció para satisfacer las necesidades de las personas que acababan de llegar (en Kansas City), para ayudarles a asimilarse y encontrar trabajo”, dice Salazar. “Mis abuelos conocían la organización, pero se creó para ayudar a personas como ellos. Se identificó una necesidad, formó servicios para satisfacer esas necesidades y la gente continúa necesitando esos servicios hoy en día”.

Medina, actualmente el director ejecutivo con más años de servicio de los Centros Guadalupe, dice que todavía tiene algunas cosas que hacer antes de siquiera pensar en retirarse. Después de todo, dice, todavía queda trabajo por hacer, y siempre lo habrá.

“Me veo a mí mismo retirándome gradualmente en los próximos años”, dice. “Pero antes de irme, quiero establecer el liderazgo. Sería negligente en mi trabajo si no entrenara y transmitiera mis habilidades a (líderes más jóvenes). Entonces, eso es enorme”.

Agrega que está orgulloso de poder ayudar a hacer tantos cambios positivos en la comunidad latina aquí.

“Amo mi trabajo. Siempre cambia: tenemos nuevos desarrollos y el crecimiento de la agencia es algo de lo que estoy muy orgulloso”, dice Medina. “Aquí hay una necesidad. Estamos cumpliendo un propósito”.

Medina dice que espera que todos los que han sido parte del éxito de los centros, desde empleados hasta residentes que han usado sus servicios, puedan asistir a la gala del 21 de septiembre. “Queremos que todos los que participaron en el centro sientan que este es un regreso a casa para ellos, que es parte de lo que son, ya sea que vinieran de niños o adultos mayores”, dice.

“Queremos que sientan que este es su evento, que este es su centro, y queremos que estén orgullosos de esa asociación”.

Salazar dice que si los líderes de los centros pueden continuar con el impulso que ya ha estado haciendo avanzar a la organización, el futuro será realmente brillante.

“Ellos (Medina y la junta directiva) se han mantenido fieles a la misión de la organización. Han creado programación para satisfacer las necesidades”, dice Salazar. “Eso ha marcado el tono para los próximos 100 años. Deberían estar orgullosos de lo que han logrado”.

Para obtener más información sobre los Centros Guadalupe o para comprar boletos para la Gala Blanco y Negro del 21 de septiembre, visite www.guadalupecenters.org.