El tiempo en el reloj podría estar terminando respecto a DACA





El fallo añade un insulto a la herida





FOTO DE ARCHIVO



TRADUCE RAYMOND RICO


Indignación, desesperación, frustración, incertidumbre y cansancio general. Estos son los sentimientos que los jóvenes indocumentados han expresado cuando el juez del Tribunal de Distrito Andrew Hanen, el 16 de julio, detuvo las solicitudes por primera vez para el estatus de Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA).


El Fallo agrega un insulto a la lesión, ya que los solicitantes por primera vez no pudieron enviar la solicitud desde septiembre de 2017 hasta diciembre de 2020, cuando los esfuerzos del expresidente Trump para poner fin al programa fueron anulados por la Corte Suprema de los Estados Unidos. Desde diciembre de 2020 hasta la actualidad, se han recibido cerca de 80.000 nuevas solicitudes, pero solo se han procesado unos pocos miles. Si una nueva solicitud de DACA está actualmente pendiente, la decisión del 16 de julio ordenó que las solicitudes permanecerían pendientes hasta que complete el proceso de apelación.


La demanda actual busca que todo el programa sea declarado inconstitucional por la Corte Suprema. Por el momento, se pueden seguir procesando las renovaciones de DACA, pero esta decisión pone en peligro todo el programa si el Tribunal de Apelaciones y la Corte Suprema están de acuerdo con el juez Hanen.


“Culpable” es el sentimiento que sintió Yazmin Valdez cuando escuchó el fallo. Yazmin es una de las pocas que presentó una solicitud tan pronto como la Corte Suprema ordenó que se procesaran nuevas solicitudes y se aprobó su estatus de DACA. En las últimas dos semanas recibió su permiso de trabajo, su número de seguro social y actualmente está esperando que le envíen por correo su licencia de conducir.


“Sentí que recibí un boleto dorado, realmente no me ha impactado todavía porque he estado indocumentado durante tanto tiempo. Ya no tengo miedo de conducir, lo cual es un alivio.” Yazmin se graduó recientemente de Donnelly College y se inscribirá en la Universidad de Rockhurst este otoño.


Yazmin esta enfocando en ayudar a los demás y buscar una solución. “Me siento culpable por todos aquellos que no podrán ser aprobados para el programa. He ayudado a organizar clínicas de DACA con el Kansas Missouri Dream Alliance y he presionado a otros para que se postulen. Siento que estaba prometiendo algo que no se hará realidad. Incluso mi nuevo estatus podría ser quitado y mi vida paralizada. Da miedo que la Corte Suprema pueda decidir mi destino pronto y quitarme tanto. Estas protecciones están amenazadas.”


El Congreso actualmente está considerando agregar disposiciones para legalizar a los trabajadores agrícolas, el Estatus de Protección Temporal y la población DACA dentro del proyecto de la de reconciliación presupuestaria. Las perspectivas parecen difusas de que el parlamentario del Senado dictamine que estas disposiciones están relacionadas con el presupuesto. Este fallo puede tener lugar en las próximas semanas. Si este esfuerzo falla, el Senado necesitará 60 votos para romper un filibuster o táctica obstruccionista y aprobar cualquier paquete de reforma migratoria a través del Senado.


La Administración Biden planea apelar el fallo de Texas y es posible que la orden que impide el procesamiento de nuevas solicitudes pueda ser levantada por un tribunal superior mientras avanza el proceso de apelaciones. Este asunto seguramente terminará en la Corte Suprema. Anteriormente, la Corte Suprema decidió que la forma en que el expresidente Trump intentó poner fin a DACA no era constitucional. Esta vez la Corte Suprema decidirá el destino del programa DACA. Dadas las inclinaciones conservadoras de los jueces de la Corte Suprema, sobre el programa de DACA, el reloj está corriendo.