La historia por quienes la vivieron





Chávez dirige presentaciones históricas sobre el crecimiento y la cultura de Westside





Mirando hacia atrás en la historia, “Queremos ayudar a las personas a comprender lo que el Westside ha significado para Kansas City a lo largo de varios tiempos”, dijo Gene T. Chávez, Ed.D., historiador en residencia del Museo de Kansas City. (izquierda).





Gene Chávez, José García y Paul Rojas coincidieron en que es especialmente importante que los miembros más jóvenes de la audiencia escuchen estas historias. “Es importante resucitar estas experiencias porque proporciona raíces para los latinos más jóvenes que han llegado”, dijo García.



TRADUCE GEMMA TORNERO

El historiador local e historiador en residencia del Museo de Kansas City, Gene T. Chavez, Ed.D, presentó, el sábado pasado, una serie de dos partes sobre la historia del Westside. La presentación, "De Inmigrante a Vecino", fue parte de la Serie Nuestro Legado del museo, que describe diferentes barrios étnicos históricos de la ciudad.

Según la información proporcionada por el museo, "A partir de la década de 1890, las nuevas industrias en el suroeste de los Estados Unidos, especialmente la minería y la agricultura, atrajeron a trabajadores migrantes mexicanos. La Revolución Mexicana (1910-1920) luego aumentó el flujo: refugiados de guerra y exiliados políticos huyeron a los Estados Unidos para escapar de la revolución. Los mexicanos también abandonaron las zonas rurales en busca de estabilidad y empleo. Como resultado, la migración mexicana a los Estados Unidos aumentó considerablemente. El número de inmigrantes legales creció de alrededor de 20 mil inmigrantes por año durante la década de 1910 a alrededor de 50 mil a 100 mil migrantes por año durante la década de 1920".

Para el comienzo de la década de los locos años 20, casi 900 mil inmigrantes habían huido de las secuelas de la revolución y habían hecho el viaje a los Estados Unidos. Comunidades de inmigrantes se establecieron en el área de Kansas City, desde Turner hasta Argentine, desde Armourdale hasta el Westside. Estos vecindarios se convertirían en refugios seguros para aquellos que vienen a Estados Unidos en busca de una vida mejor, y Kansas City, Missouri Westside específicamente se convertiría en un refugio seguro para aquellos que buscaban refugio de la inundación mortal de 1951.

"Queremos ayudar a la gente a comprender lo que el Westside ha significado para Kansas City a través de varias poblaciones de inmigrantes a lo largo de varios momentos", dijo Chávez a KC Hispanic News, y agregó que el Westside no siempre fue una comunidad mexicoamericana y que originalmente se formó de inmigrantes europeos, como alemanes, irlandeses y suecos. Paul Rojas, otro presentador de la serie, señaló que más tarde, la Legislatura del Condado de Jackson y su forma de gobierno autónomo serían establecidos por hombres blancos adinerados.

Según Chávez, Kansas City comenzó en West Bottoms y fue el centro logístico del área. Kansas City se convirtió en el punto focal de ese desarrollo. Con el desarrollo de los ferrocarriles, la gente comenzó a mudarse al Westside y comenzaron a desarrollarse los suburbios.

"Hay una larga historia de contribución del Westside a la comunidad de Kansas City", dijo Chávez.

Comunidades como Armourdale, Rosedale y Argentine en Kansas serán el foco de futuros programas esas comunidades también ayudaron a construir Kansas City.

“Pero el Westside desempeñó un papel clave, porque fue una de las primeras comunidades desarrolladas a medida que la gente se dispersaba desde Bottoms", dijo. "La razón principal por la que la gente se fue, se dio porque era un lugar sucio debido al humo de los trenes y los corrales que se estaban desarrollando allí".

José García, residente de Nebraska, quien creció en KC Westside, se unió a la segunda presentación de la serie de Zoom, contando historias de cómo creció en el vecindario en la década de 1950.

“Ser criado en el Westside me hizo invencible", dijo García a la multitud. "Cuando dejé el Westside, estaba equipado para ir a trabajar (para varias empresas). No solo sabía inglés sabía cómo comportarme en una sociedad europeo-estadounidense”.

García recordó haber sido criado por su abuela y haber aprendido tanto español como inglés también recordó a un maestro de las Escuelas Guadalupe que también americanizó su nombre.

"Mi maestro me cambió el nombre de José Francisco a Joe Frank. Todos en la comunidad de Westside me conocen como Joe Frank", dijo García. No cambié mi nombre de nuevo a José hasta que me uní al Ejército de los Estados Unidos. Fue entonces cuando supe que era José Francisco. No era la realidad para mí. ... Cuando descubrí que vivía con otro nombre, disfruté poder cambiar ese escenario".

García dijo que disfrutaba tener la libertad de recorrer los alrededores, y agregó que también hubiera disfrutado poder aprender un poco más sobre su trasfondo cultural en los libros que leía con tanta regularidad.

"Montaba mi bicicleta arriba y abajo de Broadway. Tuve muy poca supervisión", dijo. "Pero no había nada sobre mí o mi cultura en los libros y revistas que leía en la biblioteca".

Ahora, en la era de la gentrificación, Westside se erige como otra comunidad cuya herencia étnica está amenazada, dijeron tanto García como Rojas.

"Este no es un tema nuevo. Está en todo el país. ... Pero nuestra gente ha estado con nosotros y todavía lo está", dijo Rojas. "A veces, (perder el patrimonio cultural de una comunidad) es nuestra culpa, si vendemos prematuramente una propiedad por una cantidad atractiva de dinero. A menudo, la gente no puede esperar para irse”.

Dijo García: "(La gentrificación) es una forma de vida en el área urbana. Me llega al corazón que hay personas e instituciones que se han olvidado del Westside".

Esa es precisamente la razón por la que existe tal programación, dijo García: para enseñar a jóvenes y mayores sobre sus raíces y preservar esas narrativas para el futuro.

“Disfruto la oportunidad de ofrecer una perspectiva mexicano-estadounidense sobre la historia del Westside de Kansas City", dijo García. "El Westside ha sido un lugar nutritivo para personas como yo durante generaciones".

Chávez, García y Rojas coincidieron en que es especialmente importante que las personas más jóvenes de la audiencia escuchen estas historias.

“Es importante resucitar estas experiencias, porque proporciona raíces para los latinos más jóvenes que han llegado aquí", dijo García.

Chávez dijo, que incluso podría recurrir a las redes sociales, en un esfuerzo por atraer audiencias más jóvenes a futuros programas.

"Espero que atraigamos a más jóvenes. ... Creo que lo que debemos hacer es ir más allá de nuestras formas tradicionales de publicidad, como Twitter o Tik Tok y otros tipos de difusión en los medios", dijo Chávez. "Me alienta su interés, y esa es una de las cosas que el Museo de Kansas City puede hacer, es ayudarlos a comprender su propia historia".

Para obtener más información, comuníquese con el historiador en residencia del Museo de Kansas City, Gene T. Chavez, Ed.D, al 913-206=2936.