Oficial de KCPD, Luis Ortiz, ascendido a subjefe de policía





Ortiz dice que generar confianza con la comunidad latina
será parte integral del éxito del departamento





El oficial de KCPD, Luis Ortiz, ha estado subiendo de rango durante los últimos 23 años. Él siente que ha sido la fe y el trabajo duro lo que lo promovió a subjefe de policía.





“Agradezco todo el apoyo de las comunidades hispanas y latinas”, dice el oficial de policía Luis Ortiz. “Entiendo sus necesidades y entiendo la necesidad de que alguien nos represente”



TRADUCE GEMMA TORNERO​
La nueva jefa de policía de Kansas City, Stacey Graves, ha llamado a tres de sus mejores mayores para que se desempeñen en un puesto elevado como subjefes de policía, contratando al segundo hombre hispano para desempeñar un cargo. El subjefe de policía, Luis Ortiz, se unió a otros dos oficiales en una ceremonia para celebrar los ascensos a subjefe. Es la cuarta promoción de Ortiz en los 23 años que ha servido en el Departamento de Policía de Kansas City.

Cuando se anunció la contratación de Graves, Ortiz, quien es de El Salvador, dice que sabía que vendrían ascensos: no se solicita, sino que el jefe de policía lo selecciona personalmente para ascender de rango. Cuando recibió una llamada de Graves, sus sospechas se confirmaron. Él era uno de ellos.

"Me sorprendió, especialmente porque conozco el talento que hay”, dice Ortiz a Kansas City Hispanic News. La jefa Graves le informó por teléfono de su ascenso. "La llamada telefónica fue una bendición”, según Ortiz. "Sé lo que ellos (nuestros oficiales de policía) traen aa la mesa y qué grandes personas son. Es una oportunidad única en la vida. ... Fue una de esas llamadas telefónicas que nunca olvidaré".

Ortiz dice que siempre se ha dedicado “100 por ciento” al KCPD, y que se mantiene en un nivel alto, tal como debería hacerlo la comunidad, especialmente las comunidades hispana y latina.

“Agradezco todo el apoyo de las comunidades hispanas y latinas”, dice Ortiz. “Entiendo sus necesidades y entiendo la necesidad de que alguien nos represente. Pero queremos asegurarnos de que somos los más calificados. Quiero que estemos allí por nuestra ética de trabajo. Eso es lo que quiero que todos vean".

Ortiz agregó que quiere que la gente sepa que ha trabajado duro en la preparación de esta promoción. Está orgulloso de su herencia, pero lo más importante es que siente que se ha ganado todos los ascensos a lo largo de su carrera debido a su ética de trabajo y su dedicación a ser un oficial de policía en KCMO.

El ex oficial de policía Vince Ortega le dijo a Hispanic News: "En primer lugar, felicitaciones a Luis Ortiz por su ascenso a subjefe. Lo he considerado un amigo y no solo un colega profesional. Tiene todas las características de un ser humano sobresaliente.

El hecho es que es solo el segundo latino/hispano en ser ascendido al rango de subjefe en la historia del Departamento de Policía de Kansas City. Primero fui ascendido a subjefe en 2004. En consecuencia, eso significa que han pasado casi 20 años para que otro latino/hispano haya sido ascendido a este alto rango.

Entiendo todos los factores que intervienen en una carrera con el KCPD y el proceso de promoción del departamento por lo tanto, estoy emocionado de que la Jefa Graves haya ascendido como nuestro nuevo Subjefe a Luis Ortiz. Está calificado en todos los aspectos y es un gran líder, ejemplar. Stacey Graves se convirtió en la primera jefa de policía de nuestra ciudad y el ascenso de Luis le da al KCPD un liderazgo que refleja la diversidad en constante cambio de Kansas City.

Sé que Luis será un conducto eficaz entre el departamento de policía y la comunidad a la que sirve”.

Ortiz dice que está agradecido de que, como oficial bilingüe, pueda hablar con las personas de su comunidad en su idioma nativo.

"Es una bendición como puedo conectarme con los hispanos en el Noreste y el Westside. Tenemos que encontrarlos donde están", observa Ortiz. "Siempre es bueno poder explicarles en español lo que está pasando. Es una confianza que comenzamos a construir con la comunidad”.

Y se ha ganado esa confianza, dice, compartiendo uno de sus cuentos favoritos de su carrera. La comunidad latina le contó a Ortiz una de sus historias más memorables de su época como oficial de policía, cuando informantes hispanos y latinos lo ayudaron a derribar una importante red de narcotraficantes.

"Estaba en un escuadrón de pandillas de la unidad de narcóticos de la calle. Recuerdo haber recibido tanta información sobre el trabajo que estaba haciendo en ese momento, y esa relación que desarrollé con los informantes llevó al departamento a tener una de las operaciones encubiertas más exitosas, y eso se debe a la comunidad hispana con la que estaba trabajando", recuerda Ortíz. “Tenía gente que me llamaba con información, estaban entusiasmados y querían mejorar la comunidad, y así fue como pudimos recuperar cientos de miles de kilos de cocaína, armas y dinero“.

Pero hay tantas historias que Ortiz desearía poder olvidar: historias de dolor y pérdida, y vidas destrozadas.

“Yo era un joven oficial en la División de Patrullas del Este y fui a una casa porque una pareja hispana estaba preocupada por su hija de 2 años. Descubrimos que (los adultos que estaban cuidando a la niña) habían estado involucrados en un accidente automovilístico y la hija había fallecido. Fue desgarrador. Ese me quedó grabado por el dolor que vi en la familia".

Muchas personas, continúa Ortiz, no se dan cuenta del "lado humano" de los oficiales de policía, que los casos horribles en los que trabajan pueden afectarlos emocionalmente.

"Muchas personas no se dan cuenta de cómo nos afectan algunos casos", explica. "Recientemente fui a una casa donde su propia madre asesinó a un niño de 5 años. Fue despreciable. No recuerdo cómo llegué a casa del trabajo después de eso porque mi mente estaba en otra parte”.

Ortega agregó, “La vigilancia policial en el mundo de hoy es extremadamente complicada debido a las redes sociales, la política, las percepciones individuales... La lista continúa. Sin embargo, si está realmente comprometido con la comunidad a la que sirve, como siempre lo ha estado el subjefe Ortiz, y si desea marcar la diferencia y crear cambios significativos, debe estar realmente en la comunidad. Tienes que conocer a las personas en donde viven y trabajan, escuchar sus inquietudes, pedirles sugerencias e incluirlas en la búsqueda de soluciones a los problemas.

Muchas de nuestras comunidades vulnerables tienen un desorden sobre los delitos violentos y el abuso de drogas. Carecen de recursos vitales y esenciales más allá del alcance del departamento de policía. Eso requiere construir relaciones y confianza no solo en la comunidad, sino también construir asociaciones con agencias de servicios sociales, los tribunales, la oficina del fiscal, el gobierno de la ciudad de Kansas City, las comunidades religiosas, los proveedores de atención médica y más. La creación de vecindarios seguros es un esfuerzo de colaboración. Para ser un verdadero agente de cambio, no solo debe ser un líder, sino que también debe ser un convocante, uniendo a las personas un facilitador, haciéndolos hablar y un colaborador práctico, arremangándose y haciendo el trabajo duro necesario para implementar un cambio real. Sé exactamente el tipo de persona que es el subjefe Luis Ortiz.

El departamento y la comunidad tienen la suerte de contar con el subjefe Luis Oritz y los demás líderes de los que se ha rodeado la jefa Graves".

Aún así, dice Ortiz, trabajar para el KCPD ha sido el cumplimiento de la carrera de sus sueños desde la infancia, y es un sueño que quiere que los jóvenes latinos de Kansas City compartan con él, sabiendo que no suelen verse representados entre las filas de la policía.

"Estos niños hispanos deberían ver que ellos también pueden tener un futuro en el departamento de policía", dice. "Es una de las carreras más honorables".