Familiares recuerdan a hombres jóvenes asesinados en tiroteos





KCPD busca se presenten testigos respecto a homicidios de fin de semana





Mientras Leovardo Moreno Jr. y Austin Michael Quijas avanzaban por el número 1200 de la calle Walnut Street, cuando alguien en un automóvil que pasaba les disparó varias veces según el Departamento de Policía de Kansas City, el tirador sigue en libertad.



TRADUCE GEMMA TORNERO


Dos jóvenes asesinados en un tiroteo durante el fin de semana en el centro de Kansas City, son recordados por sus familiares como seres bondadosos y generosos.

Austin Quijas y Leovardo “Leo” Moreno Jr. fueron asesinados a tiros cerca del Distrito Power and Light cuando salieron de un bar, después del partido de los Jefes de Kansas City, alrededor de las 2 a.m. del domingo por la mañana. Mientras avanzaban por el número 1200 de la calle Walnut Street, alguien en un automóvil que pasaba les disparó varias veces según el Departamento de Policía de Kansas City, el tirador sigue en libertad.

Quijas y Moreno eran primos y buenos amigos, dijeron los familiares de los hombres. Más que eso, se preocupaban por todos a los que conocían.

KC Hispanic News no pudo comunicarse con Alex Quijas, el padre de Austin, para hacer comentarios, pero le dijo a KCTV 5 News sobre su hijo: “Él haría cualquier cosa por usted si tuviera la opción de hacer algo bueno. Siempre pensé que era especial. Era un buen chico, siempre especial”.

Leo Moreno Sr., dijo a KC Hispanic News que su hijo era alguien que regularmente ayudaba a las personas sin hogar y menos afortunados siempre que era posible.

“Solía ​​pasar por debajo de los puentes y alimentar a las personas sin hogar”, dijo Moreno, con la voz ahogada por la emoción. “Dejaba la pizza, dejaba la comida. Le encantaba ayudar a la gente”.

Moreno dijo que está viviendo la peor pesadilla de todos los padres, y que sigue sin poder comprender todo lo que ha sucedido en los últimos días.

“Siempre estamos preocupados por nuestros hijos cuando salen. Esperando que nada como esto le pase a él”, dijo. “Siempre esperas no recibir esa llamada telefónica de que tu hijo se fue”.

Cuando Moreno recibió esa llamada durante el fin de semana, estaba al otro lado del estado, en Ulysses, Kan. Tuvo que soportar un insoportable viaje de siete horas de regreso al área metropolitana, donde su hijo fue declarado muerto. Ahora, después de que una campaña de GoFundMe ha recaudado más de $ 12,000 para gastos funerarios, la familia Moreno se pregunta cómo un ser humano podría quitarle la vida a otro.

Moreno le dijo a Hispanic News que sigue preguntándose por qué, “¿Por qué me quitaste a mi hijo, a sus amigos, a su familia?” Moreno dijo que le preguntaría a la persona que disparó y mató a Leo. “Espero que vean la justicia. Espero que vayan a prisión por el resto de sus vidas. Se llevaron a mi hijo. Quiero que sepan que pagarán por esto”.

El domingo 25 de agosto, el alcalde de Kansas City, Quinton Lucas, tuiteó: “Nunca me acostumbraré a la intolerable cantidad de violencia armada en nuestra ciudad. Seguiré presentando propuestas para detener nuestro problema de violencia, incluso si hay críticas para todos y cada uno. Mis condolencias a la familia y amigos de los dos hombres asesinados a tiros la noche anterior”.

Los asesinatos de Moreno y Quijas fueron los homicidios 94 y 95 en Kansas City desde principios de año.

Moreno dijo que aprecia los sentimientos del alcalde y que incluso después de la muerte de su hijo, cree en el derecho de los estadounidenses a portar armas.

“El alcalde solo puede hacer todo lo posible”, dijo Moreno. “Y no son las armas las que matan a las personas. Es gente matando gente. Nunca quiero que nadie quite las armas. Los necesitamos para la supervivencia y la protección, pero desearía que se usaran para las cosas correctas, no para actos sin sentido”.

Moreno dijo que no permitirá que las acciones de una persona disminuyan la luz de que su hijo aportó en todos a los que conoció, y que siempre recordará a Leo como un faro de luz para los necesitados.

“Mi hijo era muy querido ... era una gran persona”, dijo Moreno. “Tenía muchas cosas para él. Fue un gran muchacho”.

La policía pide que cualquier persona con información sobre el tiroteo llame a la línea directa de TIPS al (816) 474-TIPS o a la Unidad de Homicidios al (816) 234-5043. Hay una recompensa de $ 25,000 por información que conduzca a un arresto en el caso.