Informe de la Asociación de Alzheimer 2021 muestra un fuerte aumento en los diagnósticos de la enfermedad





la población hispana cree que la competencia cultural es importante en el tratamiento





“Decimos que la salud del corazón y la salud del cerebro van de la mano”, dijo la Dra. Brandy Palacios.



TRADUCE GEMMA TORNERO


El Informe Anual de Hechos y Cifras, publicado por la Asociación de Alzheimer revela inquietantes tendencias al alza en el número de personas afectadas por la enfermedad en todo el país.


Según el informe, uno de cada nueve estadounidenses de 65 años o más, es decir, 6,2 millones de personas, padece demencia tipo Alzheimer el número es un marcado aumento de 5,5 millones el año anterior. El informe también reveló que una gran mayoría de hispanoamericanos encuestados para el informe, el 85 %, cree que es importante que los miembros de la comunidad médica tomen en cuenta su herencia cultural y experiencias relacionadas al elaborar un plan para su atención médica.


La representación cultural es muy importante en un momento en que las personas de color desconfían de la comunidad médica, según el Dr. Brandy Palacios, fisioterapeuta e instructora de anatomía y fisiología en el Colegio Comunitario Maple Woods.


“Algunas de las cosas que encuentro en el informe, para mí, como persona de color, no son nada nuevo para mí”, dice Palacios. “Conozco parte de la opresión médica que ha ocurrido dentro de los Estados Unidos y que deja ese escepticismo en los afroamericanos como yo. Muy a menudo, no estamos incluidos en esas estructuras médicas”.


Ella continúa: “El informe dice que dos de cada cinco nativos americanos e hispanos han experimentado discriminación al buscar atención médica. ¿Es porque no hay alguien allí que se parezca a ellos, o hay un pensamiento arraigado de que sus necesidades médicas podrían no ser escuchadas?”


Palacios y el Capítulo Corazón de los Estados Unidos de la Asociación de Alzheimer, continúan trabajando con las comunidades de color y generando confianza y recursos educativos para los hispanos y otras personas, en un intento por reducir el número de personas afectadas por la enfermedad de Alzheimer para informes futuros.


“Las personas de color quieren que sus proveedores de atención de la demencia comprendan sus antecedentes y experiencias étnicas. Eso se llama ‘competencia cultural’”, explica Juliette Bradley, directora de comunicaciones del Capítulo Corazón de los Estados Unidos de la Asociación de Alzheimer, y agrega que la organización también ofrece recursos para los cuidadores. “Entre los cuidadores que no son blancos, más de la mitad dicen que experimentan discriminación cuando cuidan a alguien”.


Esa discriminación, agrega Bradley, solo puede empeorar una mala situación para quienes cuidan a sus seres queridos con demencia y enfermedad de Alzheimer.


“La discriminación es una barrera para la atención de la demencia”, dice Bradley. “Y estamos haciendo cosas para tratar de cerrar esa brecha, como proporcionar traductores para personas de habla hispana para que puedan brindar esa competencia cultural. O tener un foro comunitario, donde las personas hispanas pueden expresar lo que buscan respecto a la atención de la demencia y la atención médica”.


Palacios dice que además de la barrera de la discriminación, los hispanos en su conjunto tienden a evitar tener que colocar a sus seres queridos en un centro de enfermería o de cuidados a largo plazo, en lugar de optar por cuidar a los miembros de su familia dentro del hogar. Ella dice que la asociación está tratando de ofrecer programas que eduquen y conecten mejor a los hispanos, afroamericanos y otros grupos para que no se sientan aislados. Una forma de hacerlo, dice, es ofreciendo talleres y grupos de apoyo para familiares y cuidadores de pacientes con Alzheimer.


“Debido a algunas de esas normas culturales que tenemos, mantenemos a nuestros mayores en casa y los cuidamos, estamos tratando de ampliar la visión de cómo se ven nuestros programas, para abarcar a toda la comunidad”, dice Palacios. .


Además de proporcionar recursos educativos y médicos para las personas, Bradley dice que la asociación también continúa formando equipo con organizaciones locales sin fines de lucro, muchas de las cuales se han ganado la confianza de la comunidad hispana a través de sus años de servicio.


“La Asociación de Alzheimer está tratando de restaurar la confianza con estas comunidades y expandirla todo el tiempo”, dice. “Queremos llegar a más de esas organizaciones comunitarias son las fuentes confiables en las comunidades, por lo que queremos asociarnos con ellos”.


Tanto Bradley como Palacios dicen que las mujeres, ya sean blancas, negras o hispanas, son otro grupo que es fundamental para educar después de todo, tienden a vivir más que los hombres, según Bradley.


“Creo que algo que debemos recordarnos a nosotros mismos es que dos tercios de la población que tiene Alzheimer son mujeres, y más del 60 % de los cuidadores son mujeres. Las mujeres están en el epicentro de la enfermedad de Alzheimer”, dice Bradley, y agrega que los grupos minoritarios se ven particularmente afectados por la enfermedad. “Las personas afroamericanas tienen el doble de probabilidades de tener un diagnóstico de Alzheimer y las personas latinas tienen una y media veces más probabilidades de tener un diagnóstico. Eso ha estado sucediendo durante algunos años”.


Aunque existe una clara brecha en las necesidades de los hispanos en lo que respecta al acceso y uso de los recursos de atención médica por razones culturales, tanto Bradley como Palacios dicen que hay formas de mantener un cuerpo y un cerebro saludables a medida que se envejece para la probabilidad de un futuro diagnóstico de Alzheimer.


Mantener una dieta adecuada, por ejemplo, puede ser de gran ayuda para mantener una buena salud cerebral, señala Bradley, aunque comprende las preocupaciones de quienes creen que comer bien puede ser costoso.


“Decimos que la salud del corazón y la salud del cerebro van de la mano”, dice ella. “Una dieta mediterránea rica en pescado, frutos secos y legumbres, eso es lo que recomienda la Asociación de Alzheimer como dieta saludable para el corazón. … Es una cuestión de saber cuáles son sus opciones y tomar buenas decisiones. No creo que haya un momento en el que no puedas hacer las cosas bien por ti mismo”.


Hacer ejercicio, mantenerse activo con pasatiempos y socializar son formas en las que uno puede mantenerse en forma física y mental a medida que envejece, agrega Bradley.


Una tendencia que los investigadores continúan viendo en aumento es la cantidad de personas más jóvenes menores de 65 años que están siendo diagnosticadas. Bradley anima a las personas, tanto jóvenes como mayores, a que presten atención y tomen nota de cualquier cambio cognitivo cuando puedan.


“La enfermedad de Alzheimer de inicio temprano siempre ha existido, pero realmente estamos pidiendo a las personas que busquen evaluaciones cognitivas antes”, dice. “Cuanto antes sea el diagnóstico, mejor será el futuro de la persona con el diagnóstico: física, emocional y económicamente. Eso es solo porque las personas tienen mejores decisiones que tomar cuando tienen una mentalidad cognitiva cuando son capaces de tomarlas”.


Mientras tanto, la presencia de la pandemia de COVID-19, en el último año, ha sido un factor que puede haber llevado a un aumento tan grande en el número de estadounidenses diagnosticados con Alzheimer, señala Bradley.


“En la encuesta, se produjeron 42.000 muertes más por Alzheimer o demencia en 2020 que en los promedios de los últimos cinco años. Eso es un aumento del 16 %”, informa Bradley. “En la atención a largo plazo, hay muchas situaciones que promovieron la enfermedad. Es un número muy significativo y es algo que debemos abordar. El tipo de cosas que les están sucediendo a esas personas en aislamiento les está afectando de formas que no esperábamos”.


Aún así, hay buenas noticias de este informe más reciente, dice Bradley, incluida la cantidad de investigación que se está realizando en busca de tratamientos o incluso una cura.


“Lo que estamos encontrando es que, en el mundo de los ensayos clínicos, la Asociación de Alzheimer es el principal patrocinador sin fines de lucro para la investigación del Alzheimer”, dice. “Tenemos cientos de ensayos clínicos en todo el mundo, todo el tiempo. Estamos financiando ensayos clínicos que son un poco diferentes y realmente creemos que cuando se encuentre una cura para el Alzheimer, se encontrará en un ensayo clínico. Por lo tanto, hay muchas noticias positivas en el frente de la investigación”.


Para leer el texto completo del informe 2021, visite www.alz.org/facts. Para obtener más información sobre el capítulo local, visite www.alz.org/kansascity. Si necesita ayuda con una situación específica relacionada con un ser querido con Alzheimer, llame a la línea de ayuda de 24 horas de la organización al 1-800-272-3900.