La Corte Suprema decide que DACA se queda por ahora





Manifestantes han dado voz a los estudiantes de DACA





TRADUCE GEMMA TORNERO


El jueves pasado, la Corte Suprema de los Estados Unidos rechazo al presidente Donald Trump en su intento de poner fin al programa de Acción Diferida para el Arribo en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés). Fue un gran golpe para la administración Trump y una gran victoria para aproximadamente 650,000 inmigrantes, la mayoría de los cuales ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos por medio de sus padres u otros integrantes de la familia cuando eran niños.


En un movimiento sorpresivo, el presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, se unió a los nombrados demócratas de la corte en una decisión 5-4, en ella se determinó que la medida de la administración Trump para poner fin al programa de la era Obama para los Dreamers carecía de una base legal sólida.


La abogada local de inmigración de Kansas City, Jessica Piedra, cree que la forma en que la administración Trump quería poner fin al programa DACA era incorrecta. “Dijeron (la Corte Suprema) que no dieron una explicación adecuada y tampoco consideraron que los beneficiarios de DACA hayan confiado en el programa: continuaron su educación, compraron casas y tuvieron a sus propios hijos, ciudadanos estadounidenses. Esto debería devolver el programa a las reglas originales de 2012, que permiten solicitudes por primera vez y permisos de viaje. Pero tendremos que ver qué hace la administración Trump a continuación.


El Presidente de la Corte Suprema, John G. Roberts Jr., fue el voto decisivo sobre la decisión, y escribió la opinión de la mayoría concluyendo que la decisión de eliminar el programa fue ilegal, porque no consideró todas las opciones para frenar el programa y no pudo explicar los intereses de quienes confiaron en él.


Roberts agregó, que los funcionarios de Trump que ordenaron la eliminación en 2017, la secretaria interina de Seguridad Nacional, Elaine Duke, erraron al no considerar si era posible eliminar los permisos de trabajo otorgados a los beneficiarios de DACA sin terminar la protección limitada que disfrutan de la deportación. También dijo que ella no pensó adecuadamente en lo importante que era el programa para aquellos con estatus de DACA.


“Aquí la agencia no tuvo en cuenta los problemas conspicuos de mantener la contención [de la deportación] y qué hacer si hay algo que hacer sobre las dificultades para los beneficiarios de DACA”, escribió Roberts. “Esa doble falla genera dudas sobre si la agencia apreció el alcance de su discreción o si ejerció esa discreción de manera razonable. Por lo tanto, el recurso apropiado es devolverlo al Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) para que pueda considerar el problema nuevamente”.


La jueza de la Corte Suprema, Sonia María Sotomayor, expresó cómo la historia de comentarios del presidente Donald Trump contra los mexicanos, los inmigrantes y la posición de la administración sobre los estudiantes de DACA era insultante para los latinos. Ella escribió que “algo más que preguntas sobre la legalidad de DACA” estaba detrás de la decisión de la administración de terminar el programa.


Las palabras del presidente, en su opinión, proporcionaron un contexto importante. Trump llamó a los inmigrantes mexicanos “personas con muchos problemas”, “los malos” y “delincuentes, traficantes de drogas y violadores”, y comparó a los inmigrantes indocumentados con los “animales”, escribió.


La decisión de finalizar el programa DACA, dijo Sotomayor, estaba “contaminada por el ánimo discriminatorio inadmisible”, y llamó a sus colegas a no reconocer esto. Sotomayor agregó que la Corte estaba pasando por alto la historia de comentarios de Trump, sobre latinos e inmigrantes, para explicar por qué quería terminar un programa que permite a jóvenes adolescentes y adultos indocumentados, traídos a los Estados Unidos cuando eran niños, poder trabajar y estudiar sin temor a ser deportados.


“No descartaría tan fácilmente la acusación de que una decisión ejecutiva perjudica desproporcionadamente al mismo grupo racial que el presidente calificó como menos deseable unos meses antes”, escribió Sotomayor.


Los jueces Samuel Alito, Neil Gorsuch, Clarence Thomas y Brett Kavanaugh discreparon de la decisión, diciendo que habrían permitido que la administración eliminara DACA para proceder.


La Liga de Ciudadanos Latinoamericanos Unidos (LULAC, por sus siglas en inglés) “La decisión es un hito importante desde 2001, cuando serví como legislador de Texas y redacté lo que aprobamos como el primer Dream Act de la nación. Este es otro paso adelante y un mensaje claro de que debemos tener una reforma migratoria integral. Felicitamos al tribunal por mantener una de las promesas más importantes desde la fundación de nuestro país para todos. Esta decisión reconoce el lugar que le corresponde en Estados Unidos a los jóvenes que reciben DACA. Vinieron aquí siendo niños y este es el único hogar que la mayoría de ellos han conocido. Los Estados Unidos se están beneficiando de su presencia porque todos los días los estadounidenses de DACA están obteniendo educación, trabajando y ayudando a sus propias familias y a nuestra nación. LULAC continuará trabajando para que ellos también puedan convertirse en ciudadanos estadounidenses. Nunca detendremos la lucha por el derecho”, Domingo García, presidente nacional de LULAC.


El tribunal más alto del país dictaminó que el movimiento del Departamento de Seguridad Nacional para terminar con DACA fue arbitrario y caprichoso. Los jueces Roberts, Ruth Bader Ginsburg, Breyer, Sotomayor y Kagan dictaminaron que la administración Trump violó las leyes que rigen a las agencias federales cuando decidió poner fin a DACA, y que el memorándum que escribió la secretaria interina, Elaine Duke, para recomendar la terminación no consideró partes importantes del problema ante la agencia.


Funcionarios de la ACLU de Kansas dijeron en un comunicado: “La Acción Diferida para el Arribo en la Infancia o DACA está segura por ahora, y la ACLU de Kansas se une a los millones de personas en todo el país que celebran esta decisión de la Corte Suprema, que declara los esfuerzos del presidente Trump para poner fin al programa de línea vital como imprudente e irrazonable.


Kansas tiene más de 6,000 beneficiarios de DACA, que crecieron aquí y han dedicado sus vidas a retribuir a nuestras comunidades. Muchos de estos receptores de DACA son trabajadores de primera línea que nos apoyan y protegen a través de esta implacable pandemia de COVID-19.


Esta fue una decisión imparcial y justa.


Pero esta victoria es solo temporal. La opinión mayoritaria, escrita por el Presidente del Tribunal Supremo John Roberts, dejó en claro que la Administración Trump, a través del Departamento de Seguridad Nacional, tiene la autoridad de rescindir DACA con una justificación sólida. El problema aquí fue que la forma en que su administración trató de terminar el programa fue “arbitraria y caprichosa” y, por lo tanto, violó la ley administrativa.


Al igual que la vigilancia constante que hemos dedicado a proteger las libertades civiles de los derechos civiles en la ACLU de Kansas, proteger los derechos de los jóvenes indocumentados sigue siendo una lucha continua.


Somos solidarios con los jóvenes indocumentados y sus familias. Celebramos las inconmensurables contribuciones que los receptores de DACA aportan a nuestras familias, nuestras comunidades, nuestro estado y nuestro país. Estamos aquí para la celebración, pero lo más importante, para el trabajo que hay por delante.


Paola Domínguez, es una estudiante de DACA que fue traída a los Estados Unidos cuando tenía 5 años de Chihuahua, Chihuahua, México. Ella le dijo a Hispanic News que obtuvo su educación aquí en Kansas City y también recibió una beca universitaria de la Fundación Kauffman. Obtuvo una licenciatura de la Universidad de Kansas. Ella ha estado al tanto de la Corte Suprema y su reciente decisión. Domínguez siempre se preocupó desde que Trump fue elegido presidente. “Estaba preocupada y no estaba segura de poder renovar mi estadía”. Tengo un trabajo y, si no tengo dinero y si no tengo una tarjeta de Seguridad Social o mi permiso de trabajo ya no puedo trabajar ni regresar para obtener mi maestría. Domínguez se siente afortunada de haber logrado su objetivo de educación superior y se preocupa por aquellos estudiantes más jóvenes de DACA que tienen los mismos sueños que ella tenía de ir a la universidad.


Domínguez siente el poder que los manifestantes les han dado a los estudiantes de DACA. “Y siento que nuestras voces seguirán siendo escuchadas y vamos a seguir luchando hasta que podamos aprobar el Dream Act. Creo que hemos estado cerca de perder la esperanza, pero seguiremos luchando y tengo fe en Dios y que todo saldrá bien”.


Piedra dijo que una cuestión realmente importante es que los titulares actuales de DACA deben continuar renovando sus documentos de inmediato. Las personas interesadas en postularse por primera vez deben prepararse. Necesitarán evidencia de que han estado presentes en los Estados Unidos desde antes del 15 de junio de 2007, que ingresaron a los Estados Unidos antes de los 15 años y que tienen un estatus como estudiantes: estudiante actual de preparatoria, graduado de preparatoria, estudiante actual de GED o certificado de GED.



La jueza de la Corte Suprema, Sonia María Sotomayor (arriba a la izquierda) expresó cómo la historia de comentarios del presidente Donald Trump contra los mexicanos, los inmigrantes y la posición de la administración sobre los estudiantes de DACA era insultante para los latinos. Ella escribió que “algo más que preguntas sobre la legalidad de DACA” estaba detrás de la decisión de la administración de terminar el programa.