Los que buscan asilo deben permanecer en México







TRADUCE RAYMOND RICO


A finales de agosto, la Corte Suprema de los Estados Unidos dictaminó que la Administración de Biden debe restablecer un programa inhumano oficialmente llamado Protocolos de Protección al Migrante (“MPP”), pero es mejor conocido como el programa “Permanecer en México”. Bajo el programa, los solicitantes de asilo deben permanecer en México mientras buscan asilo y esperan su audiencia frente a la corte de inmigración.

En los últimos años, la frontera con Mexico ha experimentado un aumento en el número de solicitantes de asilo de Guatemala, El Salvador, y Honduras. Los solicitantes de asilo de estos países están escapando de la pobreza, la violencia, las pandillas, y una inmensa desesperación. Los solicitantes deben pasar por un proceso largo y arduo que puede llevar años antes de que el gobierno de los Estados Unidos decide sus reclamos. Históricamente, a muchos solicitantes se les otorgó comprensiblemente permiso para ingresar a los Estados Unidos y residir con su familia hasta que decidiera su caso.

El programa MPP comenzó como una política de disuasión de la era Trump. La idea era: si los aspirantes a solicitantes de asilo creen que estarán atrapados en la frontera, enfrentarán condiciones horribles y no se les permitirá ingresar a los Estados Unidos, entonces con suerte decidirán no venir. Bajo esta lógica, cuanto más horribles sean las condiciones, mejor.

La Administración Trump logró crear una crisis fronteriza por diseño. A las personas en el programa se les impidió ver a sus seres queridos en los Estados Unidos. Se les dio poco acceso a refugio, atención médica, sin comida, sin medios para obtener ingresos, sin recursos legales, y quedaron atrapados en algunas de las ciudades fronterizas donde no conocían a nadie y estuvieron vulnerables a enfrentar ladrones, carteles, violaciones, asesinatos, extorsiones, y Covid-19.

La creación de una miseria extrema con tal desprecio por el bienestar de los seres humanos en la frontera Mexicana no hizo nada para eliminar las razones por las que los solicitantes de asilo abandonaron sus países de origen. Por esta razón, la política del MPP de Trump no logró evitar que las personas buscaran su legítimo reclamo de asilo. Simplemente mostraba la alfombra de bienvenida que recibieron muchos solicitantes de asilo al completar su largo y peligroso viaje a la frontera. Un sueño para una vida mejor se encuentran a solo unos pasos de distancia sin embargo, el otro lado es tan inalcanzable.

El fallo de la Corte Suprema también confirma una decisión de un tribunal inferior que desestimó por completo la opción de permitir a los solicitantes de asilo la capacidad de permanecer con sus seres queridos en los Estados Unidos que podrían cuidarlos hasta su audiencia en la corte. El fallo dice erróneamente que la ley federal solo da dos opciones para los migrantes que buscan asilo: “Detención obligatoria o retorno a un territorio contiguo.” Además, este fallo ordena que los Estados Unidos restablezca un programa que debe involucrar la asistencia de México para implementarlo. El tribunal federal se está entrometiendo en los asuntos exteriores en un área más a menudo reservada para los funcionarios electos.

La Administración de Biden podría emitir rápidamente un nuevo memorando rescindiendo el programa MPP, pero dicho memorando será impugnado y muy bien podría terminar en manos de jueces designados por Trump una vez más. Durante la Administración de Biden, la organización Human Rights First ha identificado 6,356 ataques violentos, incluyendo violación, secuestro y asalto, contra personas a las que se les impidió solicitar protección de asilo en la frontera entre Estados Unidos y México.

Estamos a punto de comenzar las celebraciones del “Mes de la Herencia Hispana,” donde los Estadounidenses se reúnen/nos reunimos para celebrar la riqueza que la cultura Latinoamericana/Hispana contribuye a este país. Tomemos un momento para reflexionar cómo realmente tratamos a los centroamericanos en nuestra frontera y dentro del país.