“Estamos en medio de una crisis de derechos humanos que debería sacudirnos profundamente”





¿Ha perdido América su alma?





TRADUCE GEMMA TORNERO


Washington, DC - Estamos en medio de una crisis de derechos humanos que debería sacudirnos profundamente. Perseguimos la crueldad como una cuestión de política. Esta administración, en nuestro nombre y con los dólares de nuestros impuestos, está pasando de la crueldad desenfrenada a las profundidades de la depravación. Es inconcebible.


Desde la desgarradora fotografía de los cuerpos sin vida de Óscar Alberto Martínez Ramírez y su hija Valeria, de 23 meses, hasta la indignación por las deplorables condiciones en que se encuentran los niños, hasta la decisión de nuestro gobierno de utilizar las separaciones familiares para sembrar el miedo a propósito entre la gente desesperada, la pregunta debe hacerse: ¿ha perdido América su alma?


Como columnista sindicado del Washington Post, Eugene Robinson escribe, “la política de inmigración del presidente Trump ha cruzado la línea de la crueldad gratuita al sadismo rotundo ... No voltee a otro lado. Esta es la realidad de la América de Trump. Ocúpese de eso.”


Si bien hay una mejor manera de manejar esta crisis humanitaria y de refugiados, la administración de Trump y los republicanos en el Congreso interpretan mal lo que está sucediendo y el por qué, y parecen más interesados ​​en explotar el tema con fines políticos que en resolverlo a través de un buen gobierno. Simplemente presencie los crudos contrastes y desarrollos de estos días:


• Trump y los republicanos se resisten a recibir fondos urgentes para los niños atrapados en esta crisis de derechos humanos. El proyecto de ley de financiamiento suplementario de emergencia de la Cámara de Representantes que se aprobó recientemente, aborda las deplorables condiciones en los centros de detención y la necesidad urgente de ampliar los refugios humanitarios para niños. Pero como no incluye suficientes medidas de aplicación de la línea dura para satisfacer a Trump y Stephen Miller, el presidente emitió una amenaza de veto. Además, el 98% de los republicanos de la Cámara votaron en contra de la ley de gastos, mientras que el 98% de los demócratas lo apoyaron.


• 100 niños regresaron al centro de detención en Clint, Texas, el escenario de condiciones horribles. Después de que las condiciones deplorables en el centro de detención de Clint generaron indignación nacional, mudaron a los niños alojados allí. Pero ayer se dio la noticia de que 100 niños habían sido devueltos a las instalaciones de Clint. Imagínate a ti mismo como uno de estos niños: ser devuelto a la escena de tanta negligencia y horrores, después de haber tenido esperanzas de que pasarían de largo este oscuro capítulo de sus jóvenes vidas.


• “Todos en el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) son Débiles”: Stephen Miller, el susurrador de inmigración de Trump, y otros miembros de la administración de línea dura están presionando para que haya más crueldad y políticas de disuasión condenadas al fracaso. Las continuas historias de intrigas de las guardias, renuncias y luchas internas que plagan a la administración Trump se reducen a esta evaluación: Trump y Stephen Miller están fracasando y desesperadamente, y están más interesados ​​en infligir más crueldad para ganar puntos con sus partidarios más duros. En un momento en que la nación y el mundo están indignados por el trato que reciben las familias y los niños en la frontera, esto es lo que el Washington Post informó: “Una persona que ha hablado con Trump sobre la inmigración, dijo que el presidente ha escuchado al experimentado asesor de inmigración Stephen Miller, y otros a su alrededor dicen que ‘todos en DHS son débiles’ ”.