c
aboutnewssportsbarchivekchpcontact
bquiénes somosnoticiasanunciosarchivocontactob

Nueva encuesta de votantes latinos demuestra preocupaciones
en el lugar de trabajo



WASHINGTON, D.C.— El lunes 12 de junio, NCLR (Consejo Nacional de La Raza) publicó una encuesta nacional de votantes latinos centrada en sus experiencias en el lugar de trabajo, incluyendo temas de salud, seguridad y salarios. La encuesta, administrada por la firma de encuestas Latino Decisions, encuestó a 700 personas entre el 12 y el 25 de mayo de 2017. La encuesta es significativa, ya que se produce después de los recortes presupuestarios propuestos en el Departamento de Trabajo (DOL, por sus siglas en inglés) que afectarían la capacidad de la agencia para hacer cumplir efectivamente las violaciones de ley y proveer programas de capacitación laboral a los trabajadores.

Entre los hallazgos de la encuesta, se encuentra que los votantes latinos nacidos en el extranjero, predominantemente hispanohablantes y de bajos ingresos (ingresos familiares de menos de $40,000 dólares al año) enfrentan serios retos en el lugar de trabajo, incluyendo la falta de orientación o capacitación que los prepararía para el trabajo, temor a represalias en el trabajo si informan de problemas de salud, seguridad o pago e incidencia elevada de violaciones en temas de salud, seguridad y salarios. Los resultados de la encuesta también muestran que a pesar de experimentar estos problemas en el lugar de trabajo, los latinos tienen niveles muy bajos cuando se habla de reportar o presentar una reclamación.

“Los números de la encuesta refuerzan lo esencial que es para el DOL mantener su misión de mejorar y proteger el bienestar y las condiciones laborales de los trabajadores estadounidenses, y es un claro reproche a los esfuerzos que están en marcha para reducir en un 21% los programas de formación y aplicación de la ley. El debilitamiento del DOL tendrá un impacto devastador en los latinos, que son el segmento más grande y de más rápido crecimiento de la fuerza laboral estadounidense, proyectada para tener a uno de cada tres trabajadores estadounidenses para 2050”, dijo Lindsay Daniels, directora asociada de Política Económica de NCLR.

Entre otros hallazgos clave en la encuesta, se observa que, casi una cuarta parte de los trabajadores latinos no reciben orientación alguna una vez que comienzan a trabajar y no reciben capacitación sobre los derechos o la seguridad en el lugar de trabajo. Ese número sube aún más, uno de cada tres, para los trabajadores de bajos ingresos. Los trabajadores latinos también experimentan un alto nivel de retribución -siendo tratados de manera diferente, castigados o despedidos- al plantear sus preocupaciones sobre salario, salud o seguridad. De los encuestados, el 15% de los votantes latinos dicen que esto ha ocurrido, incluyendo el 17% de los latinos con predominio de habla hispana y el 21% de los trabajadores de bajos salarios. Además, un tercio de todos los trabajadores latinos encuestados conoce un posible riesgo para su salud o seguridad en su lugar de trabajo.

“En este clima político, muchos en la comunidad latina temen las interacciones con los funcionarios del gobierno, incluso cuando esos funcionarios existen para hacer cumplir los derechos en el lugar de trabajo. La retórica y las acciones nocivas autorizan a los empleadores sin escrúpulos a robar los salarios de los trabajadores de bajos ingresos, cortan esquinas que dan espacio a lugares de trabajo inseguros y toman represalias contra los trabajadores que se manifiestan. Las agencias federales, estatales y locales deben dejar claro que la explotación de trabajadores vulnerables no será tolerada”, agregó Rachel Deutsch, abogada de Justicia para Trabajadores, Centro para la Democracia Popular.

Para obtener resultados completos de las encuestas, visite
http://publications.
nclr.org/handle/12
3456789/1734
Fuente NCLR