c
aboutnewssportsbarchivekchpcontact
bquiénes somosnoticiasanunciosarchivocontactob

Nuevo negocio garantiza tratamiento exitoso contra piojos en niños


Un pequeño parásito puede tener un gran efecto en una familia, provocando que las rutinas de la escuela y del trabajo se frenen bruscamente mientras cuesta cientos de dólares el tratamiento. Ahora, una nueva empresa tiene como objetivo eliminar el estigma de un niño al que se le diagnostica una infección de piojos.

Strand By Strand, un centro de tratamiento de piojos certificado profesionalmente en Kansas City, Mo., sólo ha estado en existencia por un par de meses, pero la dueña Raquel García dice que ve una gran necesidad de dicho servicio en el área metropolitana de Kansas City. El nombre es una referencia al enfoque del examen “por hebras” que ella y su personal toman en el tratamiento de los piojos en los niños. Su tratamiento mata no solo a los piojos en sí, sino también a los huevos pequeños de los bichos, que pueden ser difíciles de quitar para los inexpertos.

“Ofrecemos educación en la comunidad. Vamos a escuelas, centros comunitarios, guarderías e identificamos piojos (infestación)”, dice García, quien agrega que tales negocios existen en los suburbios del área de KC, pero que no existen en Kansas City.

Los padres que creen que su hijo tiene una infestación de piojos, pueden ir a Strand By Strand para una revisión de su cabeza por $ 25 dólares. Una vez diagnosticado, el niño y sus padres pueden regresar para recibir un tratamiento para extirpar tanto los piojos como los huevecillos. Todo el proceso toma aproximadamente una hora y media, dice García, y si los padres eligen traer a su hijo para el tratamiento, García no cobra la tarifa inicial de $ 25 dólares. El niño debe acudir a dos visitas de seguimiento para garantizar que el tratamiento sea exitoso; ambas visitas de seguimiento son gratuitas. En total, García dice que los padres pueden esperar pagar entre $ 125 y $ 200 dólares en total.

Además de ofrecer todas las comodidades de casa, WiFi, bocadillos, bebidas, y una colección de películas, García dice que el centro emplea personal bilingüe que puede comunicarse fácilmente con clientes de habla hispana. Eso es especialmente importante, señala, debido a la forma en que los niños hispanos parecen ser tratados cuando se les diagnostica piojos junto a sus pares caucásicos.

“Esta no es una enfermedad debida a que la persona sea sucia. No se trata de higiene”, dice García, agregando que, como enfermera, vio un patrón de que solo ciertos niños eran enviados a casa desde la escuela después de ser inspeccionados por el personal. “Descubrí que los padres se sentían elegidos, que solo enviaban a casa a los niños hispanos. No estaban siendo educados con esa carta que las escuelas envían a casa. No sabían cuáles eran sus opciones”.

García dice que los miembros del personal del centro van a la comunidad y disipan algunos de los mitos que parecen extenderse más rápido que los pequeños bichos. Por ejemplo, señala García, los productos de venta libre para el tratamiento de piojos podrían tratar a los insectos por sí mismos, pero no a todo el problema.

“Esos productos solo tratan el problema de la superficie”, dice ella. “Matan a los bichos, pero no matan los huevos. Esos huevos se cementan en la raíz del cabello, y la única manera de sacarlos es sacarlos con la uña”.

García también dice que un mito que rodea a los piojos es que todos experimentarán una sensación de comezón como síntoma (solo los que son alérgicos a la saliva del insecto sentirán la picazón, señala ella). Otro mito, que los piojos pueden saltar o volar de una cabeza a otra, ha sido desacreditado, y que los piojos solo pueden arrastrarse de una superficie a otra. Además, muchos creen que los piojos solo atacan a ciertas personas. Eso, dice ella, simplemente no es verdad.

“Los piojos no discriminan”, dice ella. “Aman el cabello limpio porque es más fácil aferrarse a él. ... Las escuelas privadas que se encuentran entre las más prósperas de la ciudad, tienen muchos casos reportados cada año. ... Los piojos solo quieren sangre, y no les importa de quién es la sangre”.

Sin embargo, uno de los mayores mitos que García desacredita es que los padres deben lavar toda la ropa, sábanas, juguetes y otras pertenencias de sus hijos. Esto no es un paso necesario, dice ella, aunque la mayoría de los padres lo perciben incorrectamente como una de las primeras y más importantes acciones a tomar en el proceso de desinfección.

Los padres también se alegrarán de escuchar que los niños que reciben tratamiento en Strand By Strand serán enviados a casa con una carta que les permita regresar a la escuela al día siguiente después del tratamiento. Eso significa que no hay tiempo perdido en el aula para el niño, y no se pierden días de trabajo adicionales para el padre, señala García.

“Para los padres, es el fin del mundo cuando reciben la carta de la escuela”, explica. “Eso significa que faltaran días escolares, eso significa días de trabajo perdidos. Los productos no son baratos, y hay una carga financiera. También es (emocionalmente) traumatizante para el niño”.

García sabe todo sobre los factores estresantes que acompañan a la infestación de piojos: después de todo, pasó varios días y cientos de dólares limpiando sus posesiones mientras combatía el problema en uno de sus propios hijos.

“Mi hija lo había tenido dos veces. La primera vez, me tomó una semana entera y me hizo sentir completamente frustrada con ella como enfermera y como madre”, recuerda García. “No pude encontrar el tiempo para abordarlo día a día”.

Y luego, agrega, estaban las cargas financieras.

“Pagué fácilmente $ 150 dólares en la lavandería, porque teníamos mantas y animales de peluche que no cabían en nuestra lavadora y secadora. (Limpiamos muchos otros artículos), y gastamos casi $ 400 dólares”, dice García, agregando que, una vez más, no hay necesidad de que los padres laven y esterilicen agresivamente la ropa y posesiones de sus hijos.

La respuesta a las técnicas y métodos de la empresa ha sido favorable, con uno de los padres, identificada solo como “Jessica”, elogiando al personal de García desde el principio hasta el final del proceso de tratamiento.

“Tuvimos la suerte de conseguir la ayuda de Strand by Strand para ayudarnos con algunos piojos pestilentes. Estaba al final de mi paciencia con lo que parecían piojos interminables”, dice Jessica, madre de dos niños, en una calificación del negocio. “Había quitado toda la ropa de cama para lavarla en agua caliente, había gastado al menos $ 50 dólares en diferentes productos para quitar piojos y hasta estaba pensando en afeitarme la cabeza y la cabeza de mis hijos. Entonces las nubes se separaron, y vi la luz al final del túnel. Dentro de las 24 horas posteriores al contacto con Strand By Strand, no solo estábamos libres de comezón y libres de piojos, sino que olíamos a menta fresca. Entonces, si alguna vez vuelvo a tener una situación llena de piojos, sé con quién podría contar para ayudarme a deshacerme de ellos: Strand By Strand”.

Strand By Strand está ahí para asegurar que el proceso de desinfección sea fácil, conveniente (los servicios de eliminación se ofrecen los 365 días del año para que los niños no tengan que faltar a la escuela y los padres no deben faltar al trabajo) y privado (García dice que el negocio está ubicado en un lugar privado, y el personal no comparte información sobre los clientes en las redes sociales).

“Sabemos que esta es una experiencia traumática, por eso tratamos de ayudar al niño y a los padres durante todo el proceso”, dice García. “Esto es algo cotidiano. Le sucede a millones de personas todos los días, en todo el mundo”.

Para obtener más información y precios, visite www.strandbystrand.org, llame al (833) 466-5423 o visite la organización en Facebook en www.facebook.com/strandbystrandkc